Buscar
 

San Antonio María Zacarías

  Significado de Antonio
Fiesta: 5 de Julio    1502 - † 1539

ació en Cremona (Italia) el año 1502 y murió en la misma ciudad el 5 de julio de 1539. Basta la escueta indicación de estas fechas para comprender la trascendencia que, para la vida de la Iglesia, tuvieron los días que vivió Antonio María Zacarías. Inquietud y aspiración de reforma, ansias de renovación por caminos no siempre gratos a la jerarquía eclesiástica, miedo pusilánime en unos y excesos imprudentes en no pocos, definen el clima en el que debía germinar la semilla de un nuevo reformador Santo, entre otros que, como San Cayetano de Thiena y San Ignacio de Loyola, produjo la Iglesia católica en el siglo XVI. Reformador, Santo y, además añadimos, precursor del gran San Carlos Borromeo en la elevación espiritual de la diócesis de Milán.

Cuando nació tuvo la desgracia de perder en seguida a su padre. La madre se volcó enteramente en su hijo dándole una educación en los valores que siempre perduran: la honradez, la disciplina, la vida cristiana y el amor a los demás.

San Antonio María Zacarías

Al llegar a su juventud, avalada por estos principios sólidos, le vino la idea de estudiar para hacerse sacerdote. Juntamente con otros compañeros en el sacerdocio preparó el gran concilio de Trento, un punto clave en la historia de la Iglesia del siglo XVI. Movido por el Espíritu de Dios, fundó una Congregación en Milán en las ramas masculina y femenina, como han hecho muchos fundadores y fundadoras a la largo de la historia de la Iglesia.

Al echar ahora una mirada retrospectiva sobre la vida de Antonio María, canonizado el 27 de mayo de 1890 por Su Santidad el papa León XIII, llama poderosamente la atención no sólo la abundancia de su obra, realizada en tan breve espacio de tiempo, sino también, y en mayor grado aún, la perspicacia y claridad de la visión que tuvo de los problemas, que le hizo buscar los remedios verdaderos y permanentes de todas las situaciones difíciles de la vida de la Iglesia: el estudio de la verdad, el amor de la caridad, el sacrificio por el hermano.

Por esto San Antonio María Zacarías nos parece aun hoy un Santo moderno, actual, capaz de iluminarnos con el resplandor de su vida y de su espíritu. Su lema fue: "Servir sin recompensa y combatir sin sueldo ni provisiones aseguradas".