Buscar
 

Santa Catalina de Alejandría

Fiesta: 25 de Noviembre    Siglo IV

anta Catalina nació en una de las bonitas ciudades de Egipto, Alejandría, la segunda más importante en número de habitantes de este país. Nació en el siglo III en el seno de una noble familia rodeada de criados y riquezas. Todos los que escriben sobre Ella nos la presentan como una gran estudiante, que estudió filosofía y como una joven de extremada belleza.

Se convirtió al cristianismo inspirada por un sueño de un ermitaño. Alejandría estaba por aquél entonces bajo el dominio del emperador Maximino Daia, el cual, promulgó un edicto, en el que ordenaba que acudieran a la ciudad todos los habitantes de la comarca para ofrecer sacrificios a los dioses, castigando severamente a cuantos se negasen. Dice la tradición que nuestra Santa se presentó ante él y mantuvo un largo debate sobre el creador del mundo y las leyes que lo rigen.

SANTA CATALINA

Maximino, profundamente impresionado por su belleza y sabiduría, decidió encontrarse de nuevo con ella en otra ocasión para seguir debatiendo. Lo que no sabía nuestra Santa, es que el emperador reuniría a los 50 sabios más importantes de la ciudad. La víspera de este gran debate, un ángel se apareció a Catalina y le dijo que no temiese, pues el Cielo le comunicaría abundancia de luz. Llegó el día y sentaron a nuestra amiga en medio de los filósofos.

La verdad es que Santa Catalina dijo muchas más cosas que convencieron no solamente al filósofo más anciano, sino a todos los que participaban en aquel debate que rehusaron contradecirla. El emperador Maximino, furioso, condenó a muerte a todos ellos y después sometió a Catalina al martirio en la rueda de molino con cuchillas que llegan a saltar hiriendo a sus propios verdugos y por la espada que corta su cabeza de un tajo.

Sea lo que fuere en cuanto se refiere a la historia comprobable, lo cierto es que la figura de nuestra santa lleva en sí la impronta de lo recto y sublime que es dar la vida por la Verdad que con toda fortaleza se busca y una vez encontrada se posee firmemente hasta la muerte.

Es patrona de la elocuencia, los filósofos, los predicadores, las solteras, las hilanderas y los estudiantes.