Buscar
 

San Germán

Fiesta: 28 de Mayo    496 - † 576

bispo de París, nació el año 496 cerca de Autun, en la Borgoña. Sus padres, Eleuterio y Eusebia, lo mandaron a estudiar en Avalón y en Luzy, eligiendo como preceptor del joven Germán a un sacerdote pariente suyo. No tuvo buena suerte en los primeros años de su vida carente del cariño de los suyos y hasta estuvo con el peligro de morir primero por el intento de aborto por parte de su madre y luego por las manipulaciones de su tía, la madre del primo Estratidio con quien estudiaba en Avalon, que intentó envenenarle por celos. Inclinado a la vida religiosa, ingresó en el monasterio de San Sinforiano. A los treinta años recibía las sagradas órdenes y poco después era nombrado abad del monasterio. Su forma de entender la caridad y la vida religiosa, le ocasionaron una rebelión de los monjes, escandalizados de su prodigalidad para con los pobres, que les obligaba a vivir más austeramente.

San German

El año 555 murió el obispo de París, y era tal el prestigio de la caridad de Germán, que el clero y el pueblo quisieron que ocupara Él la sede vacante, a lo que accedió gustoso el Rey Childeberto. Gracias a la predicación y sobre todo al ejemplo del Santo obispo, las costumbres de París se cristianizaron. Incluso el Rey, que hasta entonces había llevado una vida dominada por intereses mundanos y muy de espaldas a la religión, cambió de costumbres. Hacia el 540 Childeberto asedió Zaragoza. Pero al saber que la ciudad se había puesto bajo la protección de San Vicente mártir, levantó el asedio y aceptó la estola del Santo que le ofreció el obispo de Zaragoza. Al llegar de vuelta a París hizo levantar una iglesia dedicada al Santo zaragozano para custodiar la reliquia. En ella fueron enterrados sus restos, y en torno a ella se edificó luego un monasterio que tenía jurisdicción sobre los prados que lo rodeaban.

El buen obispo parisino murió a los 80 años, el 28 de mayo del 576.  El abad Lanfrido traslada más tarde sus restos, estando presentes el Rey Pipino y su hijo Carlos. Hoy reposan allí mismo y se veneran en una urna de plata que mandó hacer a los orfebres el abad Guillermo, en el año 1408.

Al nombre de Germán están asociadas la sabiduría y la Santidad.