Buscar
 

Santa Isabel de Portugal

Fiesta: 4 de Julio    1271 - † 1336

sabel, hija del rey Pedro III de Aragón y de Constanza II de Sicilia y emparentada con otros reyes y hasta con emperadores, fue educada con suma atención en todos los componentes de una rica personalidad. Se le puso el nombre de Isabel en honor a su tía-abuela, Santa Isabel de Hungria.

Según la costumbre antigua, los padres la casaron a los 15 años con el rey de Portugal Dionisio I, el 24 de Junio de 1282, este era mal educado y mujeriego. Menos mal que, al menos, respetaba la santidad y las buenas obras que su mujer llevaba a cabo. Cada día vivía la Eucaristía con devoción increíble y recitaba Salmos. De su matrimonio nacieron dos hijos: el infante Alfonso y la infanta Constanza. La reina dedicó parte de su tiempo libre a atender a los enfermos, viejos y mendigos, para los que ella misma confeccionaba ropa. Durante su reinado ordenó construir hospitales, escuelas gratuitas y refugios para huérfanos. Ordenó la construcción de un buen número de conventos.

Isabel de Aragón

 A pesar de la poca moral del Rey Dionisio, este sentía tanta admiración por Isabel que le dejaba llevar su vida cristiana de forma libre, hasta el punto en que la reina distribuía de forma regular las monedas del Tesoro Real entre los más pobres.

En diversas ocasiones se trasladó hasta el campo de batalla para acabar con las disputas entre su marido y su hijo Alfonso. Se colocaba entre los dos y rezaba para que la pelea finalizara. En 1325 Isabel enviudó de su esposo y fue entonces cuando renunció a sus riquezas y entró en un convento de la orden de las clarisas en Santarém. En un viaje hasta Santiago de Compostela entregó al obispo la corona real para recibir el hábito de la orden.

Ya retirada tuvo que volver a mediar, esta vez entre su hijo Alfonso y su nieto, Alfonso XI de Castilla. Inició un viaje hacía el campo de batalla de Castilla para poner paz entre los dos familiares. A su regreso se encontró indispuesta y se la trasladó al convento de Santarém en el que murió el 4 de Julio de 1336. Fue canonizada por el Papa Urbano VIII en 1625. Su festividad se celebra el 4 de julio, día de su muerte.