Buscar
 

San Martín de Tours

Fiesta: 11 de Noviembre    317 - † 397

ació en Sabaria-Panonia (Hungría) en el año 317. Obispo de Tours (Francia). Hijo de un tribuno militar, se alistó en la milicia a los quince años; se hizo bautizar a los dieciocho en Amiens, donde según la tradición, partió su capa con un pobre (por la noche vio en sueños que Jesucristo se le presentaba vestido con el medio manto que Él había regalado a un pobre y oyó que le decía: "Martín, hoy me cubriste con tu manto", sonriéndole agradecido). También fue exorcista en Poitiers, junto a San Hilario, que le ordenó sacerdote y por el que abandonó la milicia.

Después de un breve noviciado de vida eremítica en la Isle Galinaria, Martín fundo dos monasterios: Ligugé, el más antiguo de Europa, y Marmoutier, que se convertiría en un gran centro de vida religiosa. En Tours edificó un templo donde vivió con otros ochenta monjes, convirtiendo a la fe católica a numerosos habitantes del lugar y curando muchos males.

San Martín de Tours

Y gracias a los milagros, la dedicación, y la piedad del nuevo Obispo, pronto desapareció el paganismo en esa región. Es llamado "el apóstol de las Galias" nadie hizo tanto como Él por Francia católica. Martín fue un asceta, un apóstol, un hombre de oración, muy influyente en toda la espiritualidad medieval. Su faceta principal, la caridad. Sus mismos milagros, como los de Cristo, fueron milagros de caridad. Pasó haciendo el bien.

Murió el 8 de Noviembre del año 397, a los 81 años de edad tras padecer una grave enfermedad, pero su sepelio se realizó el 11 de noviembre, por lo que ese es el día elegido para la celebración de sus festividades.

Se puede considerar como el primer Santo no mártir con fiesta litúrgica. Esa fecha quedó también como punto de referencia en los contratos de arrendamientos, de terrenos, de compraventas, en el mundo agrícola: “el nuevo vino se bebe en San Martín”, se dice todavía hoy en muchas regiones de Italia y de Francia. La mitad del manto que, según la leyenda, San Martín compartió con el pobre de Amiens, se conserva celosamente en una capilla. Al custodio de la capilla se llama “capellán”, sin ser lo, porque es el protector de la “capa” del Obispo de Tours.