Buscar
 

Santa Marta

Fiesta: 29 de Julio    

anta Marta, hermana de María y de Lázaro, es un figura muy entrañable. Vivían los tres en Betania, pequeña población distante unos cuatro kilómetros de Jerusalén, en las cercanías del Monte de los Olivos y los tres eran muy amigos de Jesús.

Jesús Nuestro Señor vivía en Galilea pero cuando visitaba Jerusalén acostumbraba hospedarse en la casa de estos tres discípulos en Betania, que, tal vez, habían cambiado también su morada de Galilea por la de Judea. Marta se esforzó en servirle lo mejor que pudo y, más tarde, con sus oraciones impetró la resurrección de su hermano. Marta, que confiaba plenamente en Jesús, lo llamó cuando murió su hermano. Salió a su encuentro diciéndole que si hubiera estado allí su hermano no hubiera muerto. Y Jesús, que conocía su actividad, su nerviosismo e impaciencia, le dijo:"Yo soy la resurrección y la vida...¿No crees esto?. Lo creo, Señor, respondió Marta". Y llena de emoción por lo que había hecho con su hermano, se hizo aún más amiga de Cristo.

Santa Marta

Marta aparece tres veces en el Evangelio: en el banquete de Betania; cuando resucitó a su hermano y en la comida que le ofreció a Jesús poco antes de la Pascua. En ambas comidas, es ella quien se ocupa de cocinar, de servir y de otras muchas cosas. Llegó incluso a quejarse a Jesús de que su hermana María no le ayudase en las tareas de casa.

Pero su hermana había elegido la mejor parte: acogió a Jesús en casa, estuvo a su lado todo el tiempo, le dio conversación, le atendió en todas sus necesidades, se preocupó de su vida apostólica y de lo que le aguardaba en el futuro. Más tarde Marta se dio cuenta de la labor de su hermana. Por lo que Ella es la activa y María la contemplativa.

De los años siguientes de la Santa no tenemos ningún dato históricamente seguro, aunque según la leyenda de la Provenza, Marta fue con su hermana a Francia y evangelizó Tarascón. Ahí se dice que encontraron, en 1187, sus pretendidas reliquias, que todavía se veneran en su santuario. Santa Marta es la patrona de los hoteleros, porque sabía atender muy bien.