Buscar
 

Nuestra Señora de los Dolores

  Significado de Dolores
Fiesta: 15 de Septiembre    

os Evangelios muestran a la Virgen Santísima presente, con inmenso amor y dolor de Madre, junto a la cruz en el momento de la muerte redentora de su Hijo, uniéndose a sus padecimientos y mereciendo por ello el título de Corredentora. La representación pictórica e iconográfica de la Virgen Dolorosa mueve el corazón de los creyentes a justipreciar el valor de la redención y a descubrir mejor la malicia del pecado.

La Iglesia Católica ha venerado siempre con singular cariño los siguientes siete dolores de la Virgen: Primer Dolor: El nacimiento de Jesús en un pobre portal. Segundo Dolor: La presentación en el templo. Tercer Dolor: La Huida a Egipto. Cuarto Dolor: La Pérdida de Jesús en el templo. Quinto Dolor: Se encuentra con Jesús en la calle de la amargura. Sexto Dolor: Jesús muere en la cruz y Séptimo Dolor: Jesús bajado de la cruz y colocado en brazos de su Santísima Madre.

Nuestra Señora de los Dolores

Ver morir a un hijo es terrible. Pero ver morir al más bueno y amable de todos los hijos, y de una muerte tan cruel, tan injusta, tan inhumana como la que le dieron a Jesús, es el más grande tormento que un corazón de mujer haya soportado sobre la tierra. La sepultura de Jesús fue una de las más pobres que se han presenciado en la humanidad. Solamente siete personas. Tres hombres y cuatro mujeres. La Virgen no tuvo con qué comprarle una sepultura, ni siquiera una mortaja. Tuvieron que prestarle de limosna un sepulcro, y regalarle unas sábanas para envolverlo. Allí estaban representados todos los hombres: Un comerciante: José de Arimatea. Un político: Nicodemo. Un obrero campesino: San Juan Apóstol. Y además de nuestra Señora las tres Marías: María Magdalena, María Salomé y María de Cleofás. Y nadie más.

¿Quién no aprecia la bella estatua de Miguel Ángel llamada "La Piedad" donde vemos a la Santísima Virgen teniendo sobre sus rodillas el cadáver de Jesús? ¡Es impresionante!

Pero lo más impresionante debió de ser su dolor en aquella hora. ¡Mas Ella no se desespera! Ella sabe bien que la despedida con los muertos no es definitiva. Ella sabe que la resurrección llegará para todos. Y esa esperanza de resurrección suaviza la pena.