Buscar
 

San Pelayo

Fiesta: 26 de Junio    911 - †925

ació en Galicia en la actual diócesis de Tui-Vigo en el año 911, probablemente en la parroquia de Albeos. Eran los duros tiempos en los que España sentía sobre si el duro peso de la dominación musulmana, que tan poco aprecio siente por la virtud de la castidad. Y, de en medio de este mundo, Dios iba a elegir para si la flor pura del alma de Pelayo (o Paio), significa “marino” que viene de la lengua griega.

El califa de Córdoba, Aderramán III, con un ejército formidable, invadió los dominios cristianos haciendo numerosos prisioneros entre ellos Hermigio, obispo de Túy y tío de Pelayo, presado y llevado a Córdoba a raíz de la batalla de Valdejunquera, del año 920, permanece como rehén a fin de facilitar la liberación de su ilustre tío  que a su retorno a Galicia debía conseguir una fuerte suma convenida.

San Pelayo, mártir de Córdoba

Allí, el califa se sintió torpemente atraído por la esbelta figura del muchacho de catorce años, horrorizado éste más por la monstruosidad de la proposición que por los posibles castigos que supondría su negativa, antepuso el amor de Dios a las seducciones del mundo y guardó el corazón limpio.

El Califa se vio contrariado. Quería abusar de su inocencia. No tenía entrañas sino solamente malas intenciones. El domingo 26 de junio del 925 mandó que le dieran torturas al chico. Nunca había visto a una criatura tan valiente en defender su inocencia bautismal.

Le dieron muchos tormentos. Uno de ellos fue arrojarlo lo más lejos posible con una máquina de guerra,  se decían: Allá donde caiga, allí mismo se le cortará la cabeza.  Los verdugos, con ferocidad de tigres, le cortaron los brazos, las piernas y la cabeza; hicieron pedazos lo restante del cuerpo y lo arrojaron al Guadalquivir. Los cristianos pudieron recoger los preciosos despojos.

Recibió el martirio el día 26 de junio del año 925 con trece años y medio. . En un principio fue trasladado de Córdoba a León, pasando más tarde a Oviedo, donde recibe veneración en el monasterio de San Benito que lleva su nombre. Es Patrono de nuestro Seminario Menor de Tui.