Buscar
 

Santa Soledad Torres Acosta

  Significado de Soledad
Fiesta: 11 de Octubre    1826 - † 1887

Nació una mañana fría del 2 de diciembre de 1826, en  Madrid (España), en la calle de la Flor  Baja, cerca de la actual Plaza de España, dentro de un hogar  sencillo bajo la mirada  de sus buenos padres Manuel Torres y Antonia Acosta que eran una modesta pareja de labriegos que poseían una lechería en Chamberí, barrio pobre del Madrid del ochocientos.

Pequeña de cuerpo pero de alma grande. De inteligencia despierta y  muy piadosa, que ya desde bien pequeña jugaba a ser monja. Estudió con las hermanas Vicentinas y al ver la dedicación total de estas religiosas a los más pobres, se entusiasmó por la vida religiosa. Pero era muy débil de salud y no fue admitida en la comunidad. Solamente a la edad de 25 años logrará cumplir su anhelo de ser religiosa.

Santa Soledad

El párroco de un barrio pobre de Madrid se entristecía al ver que muchos enfermos morían en el más completo abandono y sin recibir los santos sacramentos. Y pensó en reunir a un grupo de mujeres piadosas que visitaran a los enfermos en sus domicilios y les ayudaran a bien morir. Al enterarse Soledad Torres de este deseo del párroco se presentó a él ya que Ella desde niña había asistido a varios moribundos y sentía un gusto especial por asistir a enfermos y moribundos. Era una gracia que le había concedido el Espíritu Santo. Aunque el sacerdote la rechazó en una primera entrevista porque le parecía muy débil y enfermiza para esas labores, después se dio cuenta de que era un alma de Dios y con ella y seis compañeras más, fundó el 15 de agosto de 1851, la comunidad de Siervas de María o Ministras de los enfermos, que tienen 126 casas en el mundo con 2.380 religiosas. La novedad de esta comunidad era que ellas debían asistir a domicilio y totalmente gratis a los enfermos que lo solicitaran.

Murió el 11 de octubre de 1887 en Madrid a la edad de 61 años tras una breve pero penosa enfermedad. Fue beatificada por Pío XII el 5 de Febrero de 1950 y canonizada por Pablo VI el 25 de Enero de 1970.